jueves, 27 de octubre de 2016

El telar imaginario



Ilustración propia.



EL TELAR IMAGINARIO


Sigo observando mi trocito de cielo recostada en la hierba fresca, mientras voy deshilachando hebras de un telar imaginario.  El arcoíris aparece tras una lluvia copiosa, que marcó el comienzo de la temporada estival. Mis hijos viven fuera del pueblo. Estudian en la Universidad. Son guapos e inteligentes. A mi alrededor, hay tulipanes; se aprestan a perfumar el envío que hará mi marido a su actual querida. No siento celos. Comprendo que es un hombre joven y bueno. Tiene derecho a compañía. Después del accidente en el que salvé mi vida de milagro, el autismo apenas me permite la mitad de la existencia.



             

No hay comentarios:

Publicar un comentario