sábado, 29 de octubre de 2016

Polikarp, monje de Kiev (Siglo XIII)

Sigo observando mi trocito de cielo, alma mía, desde que yo, Polikarp, monje de Kiev, me convirtiera en el destinatario de tu correspondencia privada, allí por el siglo XIII y tú, mi amado obispo  Simon de Vladimir, en mi devoto.
A ti que me recordaste por qué abrazar una ejemplar carrera eclesiástica y liberaste mi herejía, te explicaré el Monasterio de las Grutas.  Escribiré una composición metafórica; una más que se hundirá en el Leteo.

Lo haré y dentro de ocho siglos se preguntarán si mi Fe fue verdadera, los eruditos que no han tenido tiempo de sospechar el beso de tu boca cálida. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario