lunes, 14 de noviembre de 2016

Cómplices y testigos




A punto de ir a Juicio Oral por los delitos económicos perpetrados que le auguraban prisión por varios y penosos años, el reo pidió públicamente a su familia que le concediera un deseo.  Su hermosa mujer y sus resplandecientes hijos respondieron solícitos que así lo harían:  “Mátense. Me podrían haber frenado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario