viernes, 18 de noviembre de 2016

Dime qué era lo que fue




Dime qué era lo que fue.


No era el mar pero se le parecía.
No era el sol pero nos encandilaba.
No era abril pero casi igual dolía.
No eras tú pero nadie te engañaba.

No era Dios aunque oía su resuello.
No era azul aunque al cielo asemejaba.
No era luz sino apenas su descuello.
No era yo aunque todo me nombrara.

Perderte fue aprender nuevos chantajes.
Llegaste como solo tú podías;
sin culpa desechaste negros trajes

que huelen a mi aroma todavía.
Incierta como ausencia de lenguajes
la voz que te describe noche y día.



No hay comentarios:

Publicar un comentario