martes, 1 de noviembre de 2016

Las locas del hospicio



LAS LOCAS DEL HOSPICIO

Sigo observando mi trocito de cielo como una de las locas del hospicio.
La blanda primavera acontece y una luna anhelante instando al coloquio de vientos que aprendieron a enmudecer son testigos del trance.

Quisiera tener tiempo y energía para tragedias griegas y psicólogos literatos. Olvidar el dolor de la cuna deshabitada y rezar por el niño que nació entre sombras extrañas, en un parto con fiebre de cesárea tardía. Su madre no cree al mensajero ni al doctor. Reclama por el hijo, ajena a los errores de diagnóstico. Soy apenas su enfermera. Su desesperación es mía.  Miento y no miento: “Usted sobrevivirá.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario