lunes, 7 de noviembre de 2016

@titinajonte

“Espero que puedas perdonarme” decía el mail de la cuenta @titinajonte, recibido por el señor Ramírez un viernes de enero. ¿Quién sería?
Tras todo el fin de semana devanándose los sesos, recordó a una chica que veinte años antes lo dejara plantado en el Paseo de Recoletos. ¿Pero no se llamaba Chichita Ponte? Buscó una vieja agenda e intentó llamar a casa de los padres de su antigua amiga para quitarse las dudas. Milagrosamente, atendió ella. Ayer se casaron por civil.
Sin embargo, cada vez que revisa su casilla y lee @titinajonte,  palidece. “No te olvidé ni por un segundo. Comunícate conmigo” rogaba hoy.

No hay comentarios:

Publicar un comentario