lunes, 12 de diciembre de 2016

Destinados

“Te quiere, mamá” cerraba la carta que le enviara una extraña que se empeñaba en decir que él era su bebé y que había sido concebido cuando era quinceañera, como fruto de una violación perpetrada por un ministro plenipotenciario, su padre. La historia que relataba con esmero había ocurrido antes de su nacimiento, veinte años atrás. Las fechas de gestación y parto coincidían con la suya. Su madre se lo habría dicho. Imposible dar crédito a los locos.  Algo llamó su atención y quiso conocer a la señora del hospicio. Era zurda, como él. Al verla, su realidad se desmoronó de golpe.