sábado, 3 de junio de 2017

La razón de su vida.

LA RAZÓN DE SU VIDA.



Para muchos, ramera. Para otros, santa. Reunía todo para seducirlos: belleza, magnanimidad. carisma, vehemencia, apasionamiento por los humildes, porque ella, emblema de  sofisticación y aristocracia conoció la desolada indigencia.  Se casó con un General, fue Jefa espiritual de su pueblo.  Víctima del infame cáncer murió a los 33 como Jesucristo.